General

Tetuán de Las Victorias

Borja Zausen

Por: Borja Zausen

En el siglo XV el distrito de Tetuán, era un señorío de la nobleza.

Una parte estaba cubierta de huertas y otra, la Dehesa de Amaniel, era lugar de pasto para los rebaños de los distintos señores que poseían las tierras.

En Mayo de 1860, después de la Guerra de África, el ejército victorioso de O´Donell se dirige hacia Madrid después de conquistar la ciudad marroquí de Tetuán. Deciden acampar durante un tiempo a las puertas de la ciudad.Las gentes de Madrid y alrededores acuden por millares. Unos para felicitar a sus soldados, otros, a vender sus mercancías.

Los comerciantes se instalan, junto a las tropas, en edificaciones provisionales. Comprenden rápidamente que esas tranquilas llanuras tan cercanas a Madrid, pronto serán un lugar de notoria importancia.

Poco a poco, aquel territorio se fue asentando cada vez más y comenzó a llamarse “Tetuán de las Victorias.” Llegaban de todas las regiones españolas y eso mismo decían los nombres de sus comercios: «los Andaluces», «el Sepulvedano», «los Alicantinos». Muchos industriales especializados supieron también aprovechar el momento e implantaron en cuestión de meses sus negocios.

Surgieron las primeras fábricas de curtidos, chocolate, jabón, ladrillo y baldosín y algún almacen de vino. Talleres de vaciado, tejares y forja. Y, sobre todo, merenderos y paradores.

La acampada de las tropas supuso un importante impulso para el nacimiento del barrio de Tetuán, pero hubo otros motivos, como la superpoblación del casco antiguo de la ciudad. Cuatro Caminos comenzó a extenderse desde un Madrid que lindaba y se confundía con el mundo rural. El barrio, se fue nutriendo de gentes de todo tipo: aventureros, tratantes, obreros, peones, artesanos, traperos, conejeros…

 

Dejó de ser un lodazal y llegaron las estructuras. Pronto se construyó hasta una plaza de Toros. Y llegó el Metro, y el tranvía. Y los cines. Edificios bellísimos de los mejores arquitectos convivían con humildes edificaciones familiares.

Y así ha sido hasta nuestros días, un lugar de contrastes.

Hoy, el distrito de Tetuán está compuesto por seis barrios: Bellas Vistas, Cuatro Caminos, Castillejos, Almenara, Valdeacederas y Berruguete.

Viven más de 150.000 personas. Todavía quedan familiares de los primeros habitantes, orgullosos de su historia que conviven con ecuatorianos, rumanos, chinos, marroquíes y dominicanos que llegaron al barrio como los primeros españoles a finales del XIX. 

 

La historia se repite, siempre. La convivencia y el respeto son claves para el crecimiento y el desarrollo de las comunidades.

Tetuán es uno de los barrios con más fusión cultural de España pero su memoria rural no desaparecerá nunca. Porque hay un Tetuán en cada uno de nosotros. Unos ven casas bajas y viejas edificaciones de posguerra, otros ven enormes rascacielos. Hay hombres y mujeres de todas las nacionalidades, de diferentes culturas, gastronomías, músicas, religiones, creencias, ideologías. Esta diversidad de miradas es lo que verdaderamente nos enriquece, lo que realmente debe unirnos.

Estamos orgullosos de nuestro barrio y creemos en su futuro porque amamos la fusión cultural. Creemos en la convivencia pacífica, en el respeto.

En un barrio cercano y lleno de vida.

Larga vida a Tetuán de las Victorias.

 

 

Imágenes cedidas por vecinos del Barrio de Tetuán para el proyecto “Ventanas a Tetuán”,  de  Aquí Tetuán